Cuando estamos en la calle nunca debemos descuidarnos, unas pequeñas acciones marcan la diferencia ante la posibilidad de sufrir un asalto o hurto en la vía pública.

La concienciación es el primer paso pero también debemos atender a algunas recomendaciones que puedan dificultar la tarea de los ladrones callejeros y disuadirlos de su intento de convertirnos en víctimas.

–          Lleva el bolso correctamente

No lo lleves colgado o separado del cuerpo, pues será más fácil para un ladrón darnos un tirón y llevárselo. Además, las distracciones mientras caminamos por la vía pública aumentan el peligro de ser víctimas de este tipo de emergencias y disminuyen nuestra capacidad de reaccionar ante ellas. Evita el uso de móvil y auriculares, especialmente en zonas que consideres conflictivas, con mucha gente o turísticas.

–          No dejes objetos de valor a la vista

Nuestro automóvil es un lugar de muy fácil acceso para los ladrones, por eso no debemos dejar en el asiento del copiloto objetos de valor como carteras, teléfonos móviles, bolsos, etc. Guardar en el maletero estos objetos e incluso bolsas de compras que hayamos realizado disuadirá a los ladrones.

–          Vigila mientras guardas objetos de valor en el maletero

Los ladrones saben que guardaremos los objetos de valor en nuestro maletero, por eso es necesario vigilar que no haya personas pendientes de nuestro coche y de qué guardamos en él.

–          No te descuides cuando des la espalda a la calle.

Cuando sacamos dinero y estamos de espaldas nos convertimos en una víctima preferida para un asalto. Por eso es preferible vigilar qué ocurre a nuestro alrededor y si es posible utilizar los cajeros que están dentro de las oficinas bancarias protegidos por puertas de seguridad.

–          Aunque creas que es por un instante no descuides tus pertenecías.

Dejar el portátil en la mesa de la cafetería mientras pides algo en la barra o el bolso cuando vas al baño son acciones que nos ponen en peligro porque, aunque pensemos que será un instante y que podemos controlar nuestras pertenencias, los ladrones están atentos a nuestros movimientos y es posible que cuando volvamos nuestro portátil, bolso o móvil ya no estén. Por eso nunca dejes tus objetos personales sin vigilancia.

Debemos de estar atentos a todo lo que ocurre a nuestro alrededor y extremar las precauciones cuando vemos una situación sospechosa. Utilizar el móvil mientras realizamos otras tareas como transitar por una zona muy concurrida o sacar dinero de un cajero aumenta nuestra distracción y reduce la posibilidad de reacción ante un hurto.