El sector de los equipos de seguridad ha sufrido una caída como los demás sectores a partir de la crisis de 2008, reportando una caída del 30% en la venta de alarmas y negocios.

Los sistemas de seguridad son los que protegen los espacios privados de robo e intrusiones, señalizando un peligro. La penalización de este sector se debió a la estrecha relación con el inmobiliario, y como éste estalló cuando explotó la burbuja edilicia.

No obstante el descenso, el sector de seguridad contra robos e intrusiones se ha mantenido con los precios vigentes antes de la crisis, e incluso a partir de 2014 se nota una subida del PVP porque empresas y particulares están volviendo a invertir en seguridad.

Dentro de los productos que forman los sistemas de seguridad, las cajas fuertes están aumentando sus ventas, y sus precios rodean los 580 euros. Por eso la oferta de cajas fuertes ha aumentado de 4 veces.

Los cerrojos son los que más se ha vendido porque son considerados la forma más económica para evitar robos.

En el mercado de los sistemas de control de acceso y alarmas, se han perfeccionado los mecanismos de los sensores para ser más competitivos.

Los precios de los productos de control de acceso no han descendido desde el 2011 y continúan a la alza.

Las alarmas son las que menos parecen afectadas por la crisis, dado que el PVP se ha mantenido siempre lineal.