El método del butrón, alunizajes, el método del “escalo” (trepar por la fachada del edificio para lograr acceder al local por la ventana o el balcón)… Cada vez oímos hablar de nuevas y  más sofisticadas técnicas de robo en comercios. Anualmente son miles de millones de euros los que pierden el sector del retail a causa de robos y pequeños hurtos.

Ante está situación los propietarios de comercios, pequeños y grandes, se han visto obligados a adoptar medidas de seguridad que protejan sus propiedades y a sus clientes en estas situaciones. Entre los distintos tipos de seguridad que existen para este sector podríamos destacar dos: la seguridad física, que implica la contratación de personal cualificado para vigilar el comercio; y la seguridad electrónica, para de control y disuasión para ladrones.

Seguridad Física

La seguridad física hace referencia a la contracción de personal de seguridad permanente, en algunos casos durante el tiempo que el comercio está abierto, y en otros casos, por ejemplo los centros comerciales, las 24 horas del día. Personal capacitado y preparado para realizar este trabajo ya que son las primeras personas que responden en situación de alarma.

También se habla de seguridad física cuando se opta por un servicio de vigilancia en caso de intrusión. Es decir, la empresa de seguridad se encarga de enviar a una persona cuando salta la alarma para evaluar los posibles daños causados, mantener informado al cliente en todo momento, acompañar a la policía durante todo el tiempo que esté en el negocio y garantizar el restablecimiento de todos los elementos seguridad en el negocio. Además también se encargará de enviar un informe exhaustivo sobre la incidencia.

Dado el coste que supone contar con una persona en la tienda, lo más habitual es que los pequeños comercios tengan un sistema de vigilancia en caso de intrusión, mientras que los grandes comercios suelen optar por tener seguridad in situ, ubicada en los distintos accesos a la tienda.

Seguridad electrónica

Si hablamos de las medidas electrónicas de seguridad para el sector del retail podemos decir que existe una mayor gama de posibilidades que van desde la protección del producto hasta la del local o negocio. Las más conocidas son:

Sistemas de protección electrónica de artículos (AES): Etiquetas o adhesivos antirrobos, alarmas de artículo que se añaden a los productos y que en caso de no estar desactivados o quitados, al pasar por los arcos de control pitan, etc.

Cámaras de Circuito Cerrado de Televisión y videovigilancia: Con las cámaras de videovigilancia se ve, graba y escucha todo lo que sucede en la tienda, bien sea a través de un ordenador, del móvil o de una tablet. Y además en directo.

Alarma antirrobo: Sistema de seguridad integral para garantizar la protección de todo tipo de empresas que combina varios tipos de dispositivos, algunos ya mencionados,  para garantizar la detección y disuasión de posibles intrusos.

Botón antirrobo: Dispositivo que consta de un botón que al presionarlo emite una señal de alerta para que un gestor especializado analice la situación y avise, si es necesario, a las fuerzas de seguridad o los servicios de emergencia. Se trata de un sistema que no se escucha y que tampoco se ve, por lo que los atracadores desconocerán que se está activando un protocolo de actuación.

En caso de que te dediques al sector del retail y quieras instalar un sistema de seguridad en tu negocio, lo más conveniente es acudir a una empresa de seguridad para que realice un estudio in situ sobre el negocio y te plantee el mejor sistema de seguridad posible para él.