Cuando intentaron robarnos hace un par de meses, mi marido y yo decidimos que lo mejor era poner un sistema de seguridad. La experiencia nos dejó bastante intranquilos, sobre todo porque vivimos en Tarragona, en un lugar de campo bastante aislado, que desgraciadamente se ha vuelto presa de grupos de ladrones quienes, por robar un poco de dinero o algún aparato electrónico, no dudan en forzar puertas o romper ventanas. Nuestro principal objetivo era recuperar la tranquilidad que habíamos tenido antes. Buscando las diferentes opciones disponibles en el mercado, tuvimos una buena opinión Securitas Direct, así que nos pusimos en contacto con ellos.

A través del portal de esta empresa, es posible ver todos los productos y servicios que ofrecen, y también se puede rellenar un formulario para que se pongan en contacto contigo. Nos llamaron enseguida y nos explicaron que era necesario que un técnico evaluara las características de la casa, para así poder diseñar una instalación optimizando el presupuesto. Nos dijeron que esta evaluación es gratuita, así que aceptamos que viniera el técnico. Hicimos una cita y llegó puntual.

En menos de una hora, el técnico revisó todos los riesgos que presenta nuestra propiedad. Al ser una casa vieja que hemos ido ampliando con el tiempo, tiene varias zonas difíciles de cubrir. Lo que nos recomendaron fue contratar el plan básico más algunos detectores extra, para cubrir todo a la perfección. De igual manera, nos aconsejaron contratar el detector perimetral. Este detector va colocado en la parte externa de la casa. Si alguien se acerca con la intención de entrar, una grabación advierte que se capturarán imágenes, las cuales se enviarán a la policía. Si el intruso continúa, se dispara la alarma y se envía señal a la central. Este simple aparato, así como el saber que estamos en manos de un equipo responsable y veloz, ha traído de regreso la tranquilidad a nuestras vidas.