Los chalets son viviendas que pueden tener una o varias plantas, y que se encuentran generalmente en urbanizaciones donde hay más chalets. Este tipo de viviendas tienden a sufrir más intrusiones y robos, debido a que los puntos de acceso son mayores y están más a la vista que en un piso, por ejemplo. Por eso la mayoría de ellas cuentan con la gran ventaja de tener una alarma instalada en su interior.

Antes de instalarla, es conveniente saber que no todo tipo de alarmas sirve para cualquier clase de vivienda. Por esto, es necesario que previamente a su instalación se contacte con un especialista en seguridad para que así, pueda aconsejar al cliente sobre qué tipo de sistema es el mejor según sean las características de la vivienda, dónde esté ubicada, etc. Una vez realizado este estudio, entonces si se puede comenzar la instalación. Sin embargo, es necesario saber que hay algunos elementos que son esenciales para todo tipo de chalets.

Detectores

En una vivienda tan grande, como es un chalet, es necesario instalar detectores de movimiento en diferentes puntos del interior del hogar. Estos detectores funcionan con sensores infrarrojos de movimiento que localiza todo tipo de actividad no autorizada, y mediante una cámara que lleva integrada, toma una ráfaga de fotos que son enviadas directamente a la Central. Esta cámara lleva incorporada una luz LED que permite que se puedan sacar fotos por la noche, y además abarcan un ángulo de visión bastante grande para cubrir estancias enteras.

Un complemento de estos detectores de movimiento son los detectores perimetrales, ya que estos últimos actúan en zonas exteriores. El funcionamiento y el dispositivo es el mismo en ambos, pero estos últimos están diseñados para soportar todo tipo de clima meteorológico y de insectos. Por otro lado, se encuentran los detectores de apertura, que en este tipo de viviendas también es importante instalarlas, de tal forma que si el sensor de apertura detecta que se está intentando manipular un acceso de entrada, hace un salto de alarma. Existen también otro tipo de detectores más especializados como los de humo, inundaciones, etc., pero los comentados anteriormente son los más básicos y funcionan perfectamente en un chalet.

Videovigilancia exterior

En el caso de que el  chalet se encuentre en una zona solitaria se encuentra la posibilidad de instalar videovigilancia exterior. Con este dispositivo, se puede ver y escuchar lo que ocurre fuera de la casa en todo momento. Además, esta cámara puede supervisar grandes espacios al aire libre, teniendo una gran cobertura de imagen y siendo resistente a todo tipo de condiciones ambientales, y ofreciendo también grabación de noche. Las grabaciones se almacenarán en la nube, de manera que se podrá consultar cualquier grabación en cualquier momento, si así se desea, a través de la aplicación móvil.

Todos estos elementos se pueden combinar perfectamente con algunos elementos disuasorios como son los carteles o pegatinas que se pueden poner en la entrada del chalet, para así, de esta manera, evitar que los intrusos entren y roben.

Actualmente, hay una alta gama de alarmas en el mercado que pueden hacer que la decisión de compra sea más complicada. Para estas dudas, los profesionales de Securitas Direct ofrecen ayuda en todo momento, informando y asesorando en la decisión de compra. Además, un aspecto a destacar de sus dispositivos es que todos son inalámbricos, por lo que, si el cliente está en la planta de arriba del chalet, puede subir el dispositivo de alarma consigo para así, tenerlo más cerca en el caso de que haya algún tipo de incidente. Esto genera un sentimiento de tranquilidad al tener la alarma en todo momento y sabiendo que se puede contactar con la Central Receptora de Alarmas pulsando solo un botón.