Los métodos de los ladrones han cambiado, así como lo han hecho las nuevas tecnologías. Imanes, taladros, bumping, minicámaras, marcadores… son muchas las técnicas nuevas que utilizan. Por este motivo, los proveedores de seguridad deben conocer y enfrentarse a cada una de ellas mediante el uso y la implantación de la última tecnología en los dispositivos de alarmas.

Un método nuevo son los inhibidores de frecuencia. Estos dispositivos son muy utilizados por los ladrones, y es que a través de su uso pueden bloquear el ancho de banda para que así no funcione la alarma ni la línea telefónica. Tanto los teléfonos móviles como las alarmas funcionan a través de señales transmitidas por una red GSM. El inhibidor de frecuencia bloquea el ancho de banda GSM y radio, y por lo tanto, quedan inutilizados. Entonces en el caso de inhibición solo se podrían transmitir señales si se dispone de una red alternativa.

Actualmente, existen dispositivos contra los inhibidores de frecuencia que son capaces de detectarla y enviar una alerta utilizando otra red. Hoy en día el único proveedor que ofrece una alarma anti-inhibición es Securitas Direct, que permite tener seguridad incluso cuando la misma se encuentra desconectada. Este dispositivo ofrece doble transmisión mediante dos tipo de red diferentes: GSM y ATN. La red GSM es la red móvil convencional, mientras que la red ATN es la única que es imposible de inhibir. Gracias a ella, es posible enviar un aviso a la Central Receptora de Alarmas para que un gestor de seguridad avise a los servicios de emergencia oportunos. Este dispositivo también cuenta con la ventaja de que incorpora un botón SOS que se puede pulsar en caso de emergencia, además de incluir varios indicadores como la temperatura, humedad y calidad del aire.

Por tanto, este dispositivo ofrece tener seguridad y protección incluso cuando la alarma está desconectada y los ladrones utilizan un inhibidor de frecuencia, lo que es una gran ventaja.

Igual de importante y lo que debe ofrecer todo proveedor de seguridad son garantías del dispositivo frente a posibles reparaciones, reposiciones del mismo, materiales, mano de obra y transporte, actualización del software, sustitución de baterías, etc. También debe tener una óptima atención al cliente que se encuentre operativa las 24 horas del día por si hubiera algún problema o si surge alguna duda con el funcionamiento del dispositivo.

Además de tener este dispositivo, es imprescindible tener otros que se complementen con el mismo. Los elementos básicos de todo sistema de alarmas son el panel de control, que es por donde es posible comunicarse con la Central Receptora de Alarmas y es a través del cual se activa y desactiva la alarma. Este dispositivo es imprescindible, ya que con él se conectan los demás elementos instalados en el inmueble para comprobar periódicamente el estado de todos ellos y su funcionalidad. Otros elementos principales son los detectores de movimiento o los detectores perimétricos que, con los sensores que llevan incorporados, pueden detectar cualquier actividad no deseada. Pero está claro que, sin la alarma anti-inhibición, la seguridad del inmueble está expuesta.